jueves, 19 de mayo de 2011

Sobre las promesas y propósitos de año nuevo

Hace ahora casi 6 meses inicié mi camino por los blogs con ilusión y determinación, aunque tampoco pensé que duraría tanto, ya que las cosas que empiezo suelen terminar abandonadas (como por ejemplo una página web que creé allá por 2006 o 2007, desde hace algún mes inexistente por cortesía de los servicios de alojamiento web de iespana (mala gente :( )).

Sin embargo, aunque no a un ritmo trepidante y seguramente carente de la calidad de redacción y de la cadencia de escritura que desearía, sigo adelante, aún no me he rendido.

Últimamente, es decir, este mes, ha sido algo más ajetreado, sea por algún percance familiar, por la universidad o por cosas que afectan indirectamente a mis ganas de escribir.
Y lo que queda de mayo y parte de junio será igual, pues llegan nuestros queridos exámenes con una novedad este año: comienzan a finales de mayo y sin semana de estudio: ¡¡terminar clases y al día siguiente a hacer exámenes!! Super chuli, oye.

También me gustaría repasar algunas de las promesas que hice a principios de año y otra más de tarde, que además fue una recomendación de lectura a todos:
- Escribir en un blog: esa sigue cumpliéndose : )
- Hacer deporte: esta la he incumplido. La natación la dejé por horarios conflictivos, ya que al comenzar tarde y no haber posibilidad de comenzar más temprano, no podía hacer nada por las mañana antes de ir a clase a medio día. La bici, también incumplida, esta más bien por pereza...
Lo peor de todo es que necesito ambos deportes, mucho y en una intensidad superior, porque cuando me subo a un peso, los números que muestra nunca son más bajos :(
- Leer la biblia: esa sigue en pie, poquito a poco voy avanzando. Actualmente voy por el final del libro Deuteronomio. Es bastante, pero aún queda muchísimo, su lectura va a ser bien larga, pero al menos tiene cosas interesantes, que es uno de los motivos de su lectura.

Eso es todo por hoy, un saludo y... ¡hasta pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada