viernes, 11 de enero de 2013

Traslado y alojamiento de un Auxiliar de conversación en Francia

Buenas tardes, hoy toca un poco de información práctica relacionada con el trabajo de Auxiliar de conversación. Concretamente, información que baso en mi experiencia en la búsqueda de alojamiento y en el traslado al lugar de trabajo en Francia.

Comencemos por el traslado.

Las opciones son tan numerosas como transportes y lo que voy a escribir es una obviedad:
  • Avión: Lo más rápido. Lo malo es que el número de trastos que puedes llevarte está bastante limitado, así no podrás tirárselos a mucha gente… Allí dependerás de almas caritativas o el transporte público.
  • Autobús y tren: más lentos, pero el número de trastos que podrás llevarte y, en consecuencia, tirar será bastante más grande. También dependerás de los demás y del transporte público.
  • Coche: ¿Que tienes coche, puedes llevártelo y quieres llevártelo? ¡Oye, que nadie se quedará sin que le tires los trastos!
Bueno, más seriedad, hombre. El coche, sobre todo si estás en un lugar bastante aislado, supondrá tu libertad. Y si no es un lugar aislado, supondrá el tipo de libertad de Yo voy adonde me da la gana cuando me da la gana, que los autobuses no van adonde quiero, o no cuando quiero o puedo. Además, si quieres llevarte cosas que no tienes por qué comprar al tenerlas en tu casa, pues eso que te ahorras.

Y terminemos por la búsqueda de alojamiento, donde hay más chicha.

Por si acaso, practicad el uso de la paciencia de la misma forma que aumentasteis de nivel a vuestros pokémon cuando erais peques o no tanto o como algunos haréis en WOW, porque se puede dar bien una larga espera (quizá sin fin) o bien un interminable intercambio de correos electrónicos que no tendrán un desenlace satisfactorio.

Antes de empezar la búsqueda por vuestra cuenta, os aconsejo poneros en contacto con el instituto y la persona que será vuestra tutora, tal y como dice el cuaderno de ruta del auxiliar de conversación pues, con un poco de suerte, os puede encontrar un alojamiento sin necesidad de buscar por vuestra cuenta y en soledad.

Las opciones de alojamiento que consideré fueron las siguientes, incluyendo aquellas que dependen de cuánto se implique vuestro tutor:

1. Opción Indiana Jones: Coge tu mochila, algo de dinero, compra un billete de avión, tren o autobús (o llévate tu coche, si tienes) y parte a tu destino como el mejor de los aventureros. Nada más llegar, ponte en marcha y busca algo para alquilar o cómprate una mansión.

2. Opción Vuelta a la universidad: Si tu tutor no te lo ha propuesto, pídele que ponga anuncios en lugares concurridos por los habitantes del lugar (panadería, estanco, universidad (si la hay). Si no es Chantilly, podríais tener suerte.

3. Opción Como en casa, pero apoquinando: El principio es el mismo que en la anterior opción, pero con una opción más; tu tutor, además de poner el anuncio, puede preguntar a sus conocidos y compañeros de trabajo si estarían interesados en acoger a alguien en su casa por un módico precio.
Como ya se habrá entendido, se trata de vivir con, por decir algo, una familia, con las ventajas que debería tiene; muebles, electrodomésticos, compañía nativa… ¡Con suerte hasta te tratan como a su propio hijo!

4.  Opción A mí la guardia: Consigue ponerte en contacto con tus camaradas auxiliares de otros países* e iniciad la conquista de un piso compartido vosotros solos. Para ello buscad en las inmobiliarias del lugar y poneros en contacto con ellas; os recomiendo llamar, porque algunas se pasan por el forro de los cojones los correos que les mandes.

*Siempre y cuando no pasen del tema, que puede llegar. A mí me pasó, fueron a su bola.

5. Opción Internet es lo mejor: ¿Quieres compartir piso y prefieres pasar de poner un anuncio en la vida real? Pues internet te ayudará. En Francia hay una serie de webs donde muchos se anuncian buscando piso para compartir, para compartir su piso o para alquilar un piso de su propiedad.
Como siempre, hay que ser precavido en estas cosas e intentar comprobar todos los datos.
De las webs de este tipo, conozco las siguientes:
  •  Le bon coin: Además de para búsquedas inmobiliarias y de compartir piso, es como un Ebay donde puedes comprar cosas a particulares. Está organizado por zonas geográficas.
  • Appartager: Web totalmente dedicada a la colocation; buscar un compañero de piso, convertirte en el compañero de piso que buscan o alquilar el tuyo.
  • Colocatrices: ¿Te sientes mejor entre chicas? ¿Odias a los hombres? ¿Quieres… lo que sea que quieras sin hombres de por medio? Esta web ofrece posibilidades de alojamiento únicamente para chicas.
6. Opción ¡Quiero una resi, como en la uni!: En principio no se puede conseguir, lo siento. En algún cuaderno de ruta de otro año leí que se podía, pero, si no se me ha pasado, en el de este año ya no está.
¿Entonces, sin resi? Pues universitaria me temo que no podrá ser. Sin embargo, hay otro tipo de residencia a la cual sí que puedes acceder: 
  •  Residencia social: Residencias gestionadas (me aventuro en esto)  por entes privados destinadas a trabajadores y que son beneficiarias de las llamadas ayudas APL. Pueden tener requerimientos para entrar; la mía pide un contrato de trabajo (como se infiere de “destinadas a trabajadores”).
Se trata de apartamentos totalmente independientes, que pueden tener servicios comunes (en la mía las secadoras, el cuarto de la basura y el aparcamiento cerrado de bicicletas y motos).
Para encontrarlas, si no lo has conseguido a través de internet, haz una llamada (no te la juegues a que no te respondan a un correo electrónico) a la Mairie del lugar (búsca el número de teléfono del departamento de alojamiento, suelen tenerlo en la página web) y pregunta si existe una (y también si hay otro sitio donde guarecerte, no desaproveches la oportunidad).
7. Opción Todo en uno: Se trata del instituto o colegio donde trabajarás en caso de que disponga de residencia propia. En el mejor de los casos tu instituto te dará trabajo, te alojará y te dará de comer.

Yo os recomiendo una expectación sana y positiva, pero muy controlada. En el mío dio la casualidad de que la parte de la residencia que estaba destinada a personal del instituto y que quizá, según el juicio del director (o Dios, en sus dominios), podría servirme de alojamiento gratuito, estaba en obras. Lo normal es que hay que pagarlo, que conste. Pero es un alquiler bastante asequible y que en mi instituto se paga trimestralmente. El tipo de habitaciones que ofrece son del tipo alrededor de 9m2.

En cuando al comer, supongo que también dependerá del instituto. El mío tampoco me lo ofrece por la cara.

No os miento, existen este tipo de cosas. ¡Que sí, que conozco a una chica con esa suerte! (y puede que vosotros también, está en Twitter y es del gremio :P).

Ayudas al alquiler
Por si aún no lo sabes, en Francia existe una ayuda estatal al alquiler de la que puedes beneficiarte (incluso cuando eres Erasmus o estudiante extranjero, si no me equivoco en lo segundo).
La entidad que se encarga de esta ayuda es la CAF (Caisse d’allocations familiales).
En este enlace puedes hacer una simulación de los derechos de ayuda que tienes según tu salario y el alquiler que tienes que pagar por tu alojamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada